Ayudar a expresar las emociones

Ayudar a expresar las emociones

Entre las recomendaciones que os hice para el confinamiento en familia, una de las más importantes es «Dales un espacio para expresarse«. Por eso hoy quiero detenerme en ella y daros algunas ideas que os puedan ser de ayuda.

Las emociones son energía que nuestro cuerpo elabora como reacción a un estímulo. Por ello, si la emoción se bloquea, la energía generada no desaparece, sino que toma otras vías naturales de expresión como pueden ser los pensamientos obsesivos o las conductas inapropiadas. Por ello, es importante que ayudemos a nuestros hijos/as a identificarlas y expresarlas.

A veces será bueno observarles y preguntarles, pues podría ser que ni siquiera ellos/as sepan lo que están sintiendo. Para esto, una clave interesante puede ser que estés atento a las manifestaciones que tendrán a través su cuerpo:

  • Tristeza: presión en el pecho, cansancio o fatiga, falta de apetito, pesadillas, necesidad de contacto.
  • Miedo: diarrea, paralización, pasividad, sensación del estómago revuelto, hacerse pis.
  • Rabia: dolor en la mandíbula, ganas de golpear algo, tensión muscular.

Si se queja de alguna de estas molestias y sabes que no hay ningún problema físico detrás, pregúntale y muéstrale que tiene el permiso para expresar su emoción: «está bien que sientas eso», «me gusta que compartas conmigo tu…», «comprendo tu …» o incluso de manera más directa «¿podría ser que eso que estás sintiendo sea…?».

A veces, no valdrá sólo con esto para que el niño o la niña expreso su emoción. Eso dependerá en gran medida de cómo ha sido hasta hora la gestión de las emociones que hemos hecho en casa, con ellos/as y con nosotros/as mismos/as. Te animo a que te hagas las siguientes preguntas y reflexiones qué creencia tienes tú sobre la expresión emocional.

¿Te parece que cuando expresas una emoción haces daño a los demás? ¿O quizás te parece que tus emociones te hacen quedar en evidencia? ¿Crees que si expresas alguna de tus emociones podrías perder el control y te asusta? ¿Te dan miedo las consecuencias que pueda traer expresar tus emociones? ¿Alguna vez pensaste que si expresabas tu emoción se irían de tu lado?

Si te has sentido identificado/a con alguna de estas preguntas, podría ser que sin darte cuenta, a través de tu propio ejemplo, se lo hayas trasmitido así a tu hijo/a.  ¡Perfecto! Ahora ya sabes que hay detrás de su bloqueo, siéntate con él/ella y explícale que tú también lo pensaste alguna vez, pero que expresar las emociones no sólo no hace daño a los demás, sino que es algo natural en todas las personas y sacarlo es bueno para su bienestar.

Una vez identificada la emoción y dado el permiso para expresar, necesitarán que les ofrezcamos algunas ideas para sacarla. Yo os doy algunas, pero cualquiera que se os ocurra juntos será ideal.

  • Los niños/as se comunican con nosotros desde un lenguaje menos verbal y más simbólico, por ello a través de LOS DIBUJOS pueden expresar muchas más cosas de las que nosotros/as como padre o madre somos capaces de ver. Anímale a que dibuje su rabia, su miedo o su tristeza, sin corregirle o darle unas directrices. Puede dibujar aquello que le provoca la emoción pero no hace falta que sea algo concreto, ni siquiera que sea interpretable, sólo se trata de que plasme y saque su emoción de su cuerpo al papel.

 

  • Para el MIEDO, podemos ofrecerles además varias ideas para después de dibujar. Podemos transformar el dibujo hasta que nos produzca risa en vez de miedo; podemos pisarlo, tacharlo, arrugarlo… para recuperar el poder sobre él; podemos guardarlo en una caja para que no vuelva a salir; o incluso podemos hacer luego un dibujo protector que le ayude a sentirse seguro.

 

  • Para la TRISTEZA, el dibujo suele ser una buena herramienta, pero si ya saben escribir pueden hacer una lista o una carta con aquellas cosas que les ponen tristes. También se les puede animar a hablar con sus muñecos y contarles por qué están triste o hacer una historia donde represente cómo se siente.

 

  • Para la RABIA podemos rallar el papel con una cera; garabatear con fuerza y después romper el papel. Golpear con un cojín el dibujo que representaba su rabia. Romper hojas de periódico o hacer una pelota con ellas y chutarla con fuerza hasta que se vuelva a deshacer. Bailar con la música alta, cantar o gritar también será muy liberador.

 

Por último, será muy importante tu RECONFORTAMIENTO y tu  COMPRENSIÓN. Esto quiere decir que no puedes dejar al niño o la niña solo/a expresando su emoción, necesitará de tu compañía, tu protección y tu abrazo o consuelo cuando salga el llanto. Mostrarle que lo comprendes, lo respetas y te gusta que lo haga, facilitará la expresión la próxima vez que se sienta triste, asustado o enfadado.

 

2020-04-24T19:01:35+02:00 13 / abril / 2020|covid19, Familia, Infantil|1 Comment

One Comment

  1. Ismail elaachiri 21/04/2020 at 15:52 - Reply

    Creo que un texto maravilloso habla sobre cómo tratar con los niños y la familia en general y las actividades que deben realizarse con los medios disponibles.

Leave A Comment